No estás conectado. Conéctate o registrate

¡Menuda mierda de máster!: Enrolando

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

Korsakoff

avatar
Cabronazo epico
Cabronazo epico
¡Menuda mierda de Máster!: Enrolando

A - Pues vamos derechos al castillo del señor feudal a pedir audiencia y exponer nuestra problemática.
B - ¡Pero hombre! Primero deberíamos ir a la taberna a informarnos sobre el lugar y el señor feudal, a ver que ocurre y tal.
A – Yo creo que mejor vamos directos...
B – Que no, vamos a enterarnos de lo que pasa antes, a ver si la vamos a liar.

Hora y media larga de juego después (en una partida de una sesión de dos horas):

B – Illo, la que habéis liao.
A – La culpa es tuya. Te dije que fuésemos derechos a ver al señor feudal.
B - ¡Os habéis cargado a un fulano y llevas a otro secuestrado! ¡¿Que tiene que ver eso con “entremos en la taberna a preguntar”?!
A – Disculpa: nos hemos “cargado”, CIRCUNSTANCIALMENTE porque se ha resistido a que le arrancasen las pelotas, a un tipo que nos pretendía timar con los dados; la idea era interrogarlo.
B – Pero si la que lo ha hecho tiene un 5% en idioma, ¿que iba a interrogar? ¡Si nosotros mismos nos comunicamos con ella por señas! ¡¿Cómo iba a entender lo que dijera?!
A – Aghs, que poca inventiva: evidentemente el plan era apretarle el escroto hasta que aprendiese inglés por ciencia infusa. Y este otro que va a mi lado NO va secuestrado. A ver, PNJ, responde, ¿qué eres?
PNJ con gota de sudor cayendo por la frente – Ah, eh... ¡Soy su guardia personal! ¡Eso!
A – Muy bien, Tomás.
PNJCGDSCPLF – Me llamo Juan.
A - ¿Qu...
PNJCGDSCPLF - ¡Tomás, Tomás! ¡Me llamo Tomás y soy su guardia personal! ¡No me invite a más vinos, por favor!
A – Como iba diciendo, todo esto ha pasado por tu culpa, B. Yo ya dije que fuésemos derechos sin dar rodeos.
B – Por Dios, vamos ya a ver al señor feudal.
A – Aun tenemos que esperar a la prostituta-bruja que ha ido a comprar cosas absurdamente ilegales en esta ciudad que no conocemos mientras nosotros preguntábamos cosas para pasar desapercibidos y no liarla parda ni llamar la atención.

Moraleja: ¡Que yo no quiero trolear partidas! ¡En serio! ¡Yo quería ir a ver al señor feudal inmediatamente! ¡La culpa es de la sociedad!





Enrolando. ¿Lo pillas? De enrolar, en plan de captar peña, y con el “rol” en medio porque es captar a la peña para el rol.

Seh, cada vez me curro más los chistes.

Lo que voy a soltar ahora es mi metodología a la hora de introducir a alguien en el rol, la cual bebe directamente de muchos consejos sacados de gente mucho más puesta en el tema. Vamos, voy a copypastear bestialmente un trozo del blog de Calaboso porque lo aplico tal cual en mi rutina enroladora. El resto de cosas son cosas que a mi me dan resultado, si te sirven, pues aprovecha, aprovecha.



El espíritu de Brad nos guía en la batalla por enfrikar a la Humanidad.



Fase 1: Marketing

Algo que a mi siempre me ha chirriado bastante cuando he visto a alguien explicar qué es el rol, es una actitud hiperentusiasta de la muerte (¡Tío, tienes que jugarlo, es la hostia, tío, tío, tío!), referencias cuasi-inmediatas a aspectos mecánicos del juego (¡Si tienes por ejemplo Protean puedes sacar garras que hacen agravados y...!), e invitaciones que rayan en el acoso de una compañía telefónica (¡En serio, vente este viernes y echas las cinco horas con mis amigos frikis que no conoces de nada! ¡Te lo dije la semana pasada!).

No voy a decir que esté mal, porque yo entré al rol enganchado con una estrategia de este palo. En realidad no, pero eso sale en el siguiente punto, wait for it. Pero suelo ver que la persona que está probando el juego a veces mantiene una actitud pasivo-agresiva de “me he dejado convencer para sentarme aquí, más te vale que esto merezca la pena”.

Mi táctica al respecto es, simplemente, nombrar los juegos de rol en mis círculos no roleiros sólo cuando vienen a cuento (¿Este sábado? Ntchs, he quedado para una partida. ¿Eh? Ah, de rol, ahí en el local con los de la asociación). Nada de proselitismo puerta-a-puerta. Al cabo de cierto tiempo, SIEMPRE terminan preguntándome que qué cuernos es eso; y eso marca toda la diferencia: ahora el interés es suyo, y evidentemente, aunque sea por el reconcome de la curiosidad, están receptivos.



Como si no pasara nada, oyes. ¿El rol? Mi hobby, ya sabes, osea. 


Fase 2: Análisis

Esta persona que pretendes enrolar debería poder encuadrarse en alguno de los siguientes tipos:

- Friki irredento. No conoce los JdR simplemente porque aún nadie le ha enseñado uno. Se vé a millas que va a terminar siendo master. Éste va a ser su nuevo hobby principal.

- Roleiro de infantería. Tal vez con el tiempo llegue a plantearse el jugar semanalmente, pero en principio jugará si le pilla sin otra cosa mejor que hacer. El rol no va a desbancar a su afición principal.

- Curioso. Tiene curiosidad y la mente abierta a ver formas nuevas de ocio, pero nada más. Posiblemente afirme que “no tiene aficiones”.

- Reticente. Tal vez no le gustan los juegos (Me lo he encontrado bastante a menudo). Puede que haya jugado una vez una partida de iniciación que no le gustó en absoluto (Aún más frecuente). Quizás lo único que conoce de los juegos de rol es la leyenda negra (Me lo he encontrado muy poco, y sólo suelen hacer una referencia de pasada, sin mala sangre).

“Clasificada” de este modo, yo suelo poner los pies en la tierra y marcarme un objetivo realista con mi charla de explicación de lo que es el rol, y, si se tercia, la partida de iniciación. Estos objetivos serían:

- Friki irredento. Sin objetivos, éste es como tú y como yo. Yo empecé a jugar al rol porque una vez vi un dado de cuatro caras, y cuando años después vi que se usaban para el rol hice lo que pude por que me metieran ahí a jugar. Tú estas echando tiempo en internet leyendo un artículo para enfrikar a la gente. Éste prácticamente se va a enrolar solo, así que con aclararle todas las dudas y picarle el gusanillo con las posibilidades es casi seguro que voy a tener un nuevo master.

- Friki de infantería. Intento que la iniciación le guste lo suficiente como para que quiera repetir; seguramente el rol en sí le va a gustar, así que me centro en picarle para ver si llega a convertirse en un habitual, o al menos un posible jugador cuando le pille bien. Estoy atento a lo que parece motivarle durante la partida (interpretación, combate, estrategia...) e intento adaptar la partida al vuelo para darle más.

- Curioso. El simple hecho de tener un hobby, algo a lo que dedicar tiempo regularmente, ya le choca, ergo no me paso de ambicioso: procuro que pase un buen rato para que tenga una experiencia más y así si vuelve a tener contacto con algún rolero, puede volver a tantear el terreno con más ganas, incluso. O puede que nos ponga en contacto. Me centro en mostrarle las cosas únicas del rol (historia que evoluciona, cooperación, improvisación y “ausencia” de limites), por encima de las mecánicas.

- Reticente. “Pues mira, ha estado bien”. Con que diga eso, descorcho el champán. Ni me planteo que vuelva a prestarse a otra partida, pero desde luego que si le preguntan por el rol, al menos dirá que hay partidas que si, y partidas que no. Imprescindible enterarse de qué detalles en concreto le echan para atrás, para plantear una partida sin ellos, o bien desmontando los prejuicios a través del juego (mejor demostrar que explicar).

Evidentemente, esto es un simple esquema para articular la iniciación, y un curioso puede terminar siendo un friki irredento camuflado, por ejemplo. Procuro tenerlo en mente para no “tener decepciones” con gente que se lo haya pasado muy bien en una partida, pero no haya vuelto a dar señales de vida, y para procurar ofrecerle a cada cual la explicación que mejor le venga a sus dudas.



Si es que a lo mejor no se podía razonar para que se rindieran y había que hacer saltar el bosque en pedazos. Pues igual, pero en pacífico.




Fase 3: Qué es jugar al rol.

Y aquí copio y pego al maestro:

http://rol-the-bones.blogspot.com.es/2012/12/como-explico-que-es-el-rol.html


Rol the bones escribió:1. Bien, lo primero que hago es no hacer nada de lo que no se debe y que ya comentaba en la anterior entrada: no les hablo demanuales, de reglas, de ambientaciones, de mis partidas...

2. Lo segundo que hago es decirle "te voy a poner un ejemplo, ¿vale?". Cuando nos van a explicar algo nuevo, solemos preferir un ejemplo que una explicación abstracta.

3. "Dime qué series de televisión son tus favoritas. O qué películas." Todos somos frikis de algo, que diría Carlos de la Cruz, y el rol puede funcionar como herramienta para un tema mejor que como un tema en sí mismo. Apoyarme en el tipo de historias que YA le gustan a esa persona me parece mejor que sacar los tuyos propios.

4. Comienzo a contarle una historia en la que él o ella son el protagonista y que tenga algo que ver con el tipo de temas que ya le gustan. Os pongo un ejemplo que uso mucho porque combina una historia de autodescubrimiento (tipo "El sol de la Toscana" o "Nights in Rodanthe"... y ¡dejadme tranquilo con mi obsesión por Diane Lane!) y de misterio (tipo "Paranormal activity" o "Los otros").

"Imagina que eres un escritor/escritora en pleno bloqueo creativo. Has decidido alquilar una casa, una mansión de farero en un islote de apenas medio kilómetro cuadrado, para asegurarte soledad y tranquilidad para escribir durante un mes de verano. Cuando llegas allí en un bote pilotado por el casero, este te entrega las llaves y se despide, diciéndote que vendrá cada día por si necesitas algo. Coges tus maletas y te diriges a la casa, una mansión de dos plantas, de ladrillo rojo y con un faro anexo. Abres la puerta y descubres un pasillo con dos puertas a la izquierda y dos a la derecha, así como unas escaleras al fondo. ¿Qué harías?"

Ojo, creo que es mejor preguntar "qué harías" que "qué haces". Se trata de simular que estáis jugando, no ponerle a jugar, procuremos no ser bruscos.

5. Nuestra víctima nos dirá qué hace a continuación y nosotros le describimos lo que encuentra y le volvemos a pedir que nos diga qué hace. Lo repetimos una tercera vez y entonces paramos y le explicamos lo siguiente: "Bien, seguíamos así un rato, yo explicándote lo que ocurre en base a tus decisiones... hasta que en un momento dado, no estuviésemos de acuerdo con lo que ocurre. Por ejemplo, imagina que estás preparando tu dormitorio y yo te digo que ves a una figura, una sombra, en el faro. Tú me dices que corres al faro para ver quién es antes de que huya. Pero yo te digo que quizá lo logres... o quizá no. En ese momento tiraríamos un dado y dependiendo del resultado sabríamos si llegas a tiempo o no."

6. "¿Lo entiendes? Pues ya está, esto es jugar al rol, solo que lo más habitual es jugar tres o más personas a la vez, una haciendo de narrador y los demás, como tú, de protagonistas.

7. Aquí pueden surgir más preguntas, como por ejemplo qué dado se tira y qué resultado es necesario obtener y podemos pasar a resolver cada duda, una por una, de forma breve y muy concreta, sin adelantar cosas, siempre guiándonos por sus preguntas, sin ansiedad. Que no te preocupe dejar cosas sin exlicar del todo.

8. Cuando deje de hacer preguntas (normalmente dirá algo así como "ah, pues es interesante", "qué curioso") nos limitamos a decir "pues nada, cuando quieras, podemos echar una partidita corta". No siempre nos va a decir que sí de inmediato. Y en el peor de los casos, hemos dado una versión razonable y realista del rol y hay una persona más en el mundo que no lo verá como algo raro e inaccesible.



Tan simple como ésto, unos minutos (un café, por ejemplo) para explicar de forma concisa qué es, y cómo se juega.

Mi variación (ligerísima) y personal del método: directamente pregunto por películas favoritas (simplemente porque conozco más cine que literatura), y en cuanto dice una que me suene, lo pongo en el papel del protagonista de una escena de esa película preguntando sobre sus acciones, haciendo ver cómo la historia va a cambiar por simples detalles como ése.

Otras veces lo he seguido tal cual, improvisando la historia, pero si da la casualidad de que es una película que “te cuadra” y que el interlocutor afirma que es de sus favoritas, el trastocar una escena puede picarle enormemente la curiosidad. Hoy, mismamente, lo he hecho con Braveheart, en la escena del padre y hermano de William dejándolo sólo a cargo de la casa, mientras ellos van a la asamblea. ¿Que haría Wallace en tu opinión? En este caso, los siguió, y eso ya cambia la historia al estar presente en la emboscada... ¿y ahora que hace?, y se plantean las opciones de atacar, huir, u otras cosas... y nuevo cambio en la trama.



Pues eso, el trailer para que pille de que va la movida.



Fase 4: Partida de iniciación

Antes que nada: Es perfectamente posible que más de un potencial interesado se te quede en el paso anterior, con el mentado “que curioso”. No problemo. Estoy seguro de que hay aficiones que a ti no te gustan, por tanto, aceptemos que puede ocurrir lo mismo sobre el rol. Repásate la Fase 2: Análisis.

Después de eso: Sigo manteniendo la actitud esa de ir a mi bola sin meterle presión a nadie: nunca paso del “bueno, pues cuando quieras quedamos y jugamos una partida”. Si que es cierto que en varias ocasiones son otros los que les meten presión para que jueguen, cómo si fueran mis secuaces, pero yo procuro mantenerme un poco al margen, para que a la hora de la partida no sea yo el liante que les ha metido en el embrollo, sino un señor random que ha venido a hacer nosequé porque Fulanito nos ha liado a todos.
Eso sí: en cuanto proponga día, hago lo buenamente posible para cuadrarlo para poder montar la partida ese día. Si le doy largas, probablemente no vuelva a tener ocasión.


De cara a preparar la partida, fijo los siguientes puntos:

- Temática de la partida. Preguntada directamente a la persona a enrolar, lo que le guste es lo que le voy a preparar. Si me resultase tan ajeno y marciano como para no poder apañarme yo mismo, me busco a alguno de mis compinches que es especialista en ese campo (si, siempre hay uno).

- Momento para la partida. El tema del tiempo me ha dado más problemas que cualquier otro a la hora de preparar una partida de iniciación: incluso la perspectiva de estar en casa un sábado por la noche disuade menos que la mención a “una sesión son cinco horas, una campaña, años”.

Cuando he sido extremadamente sincero (y preciso) explicando que la sesión va a durar exactamente tres horas y media, he visto caras de auténtico pavor. Es comprensible: ni siquiera ir al cine suele exigir tanto tiempo ininterrumpido de ocio, y al terminar la película, incluso aunque te guste, sueles salir reventado. Cinco horas de partida, jugando a lo mismo en todo momento... ¿estamos locos?

Para resolver esto he optado por ser rastrero cual alimaña venenosa: procuro encauzar la cosa para que se quede en un fin de semana o festivo, sobre la hora del café, reservando “un par de horas o así”. No me preocupa que luego la cosa se alargue a cuatro horas, como todo roleiro sabe, el tiempo pasa tan volado que no llegan nunca a tomárselo a mal. Experimentarlo no es lo mismo que explicarlo.

- Compinches. De uno a tres roleiros como máximo, que vengan con ánimo de ayudar al neófito y de animar la trama echándome un cable, casi como directores en la sombra. No es partida para munchkins, ni para actores empedernidos.

Y ahora sí, estos son los puntos que procuro que cumplan todas mis partidas de iniciación:

- Ficha reducida y/o sencilla. Hay demasiados juegos de rol como para explicarle todas las posibles mecánicas, pero rolear siempre es lo mismo. Reducir el tiempo empleado en el sistema hace que experimente más tiempo la parte del juego que es novedosa (dados se tiran en muchos juegos, interpretar no). Una ficha improvisada con tres o cuatro atributos es más que suficiente. NO elimines la ficha: si estás iniciando en los juegos de rol, no tiene mucho fuste que quites algo que comparten la inmensa mayoría.

- Ficha pregenerada, pero personalizable. Pregenerada para ahorrar tiempo, asegurarte de que cuadre bien en la trama, y reducir al mínimo las explicaciones de reglas. Personalizable con unos detalles, para que experimente el “hacer tuyo” el personaje; tal vez un par de habilidades, la descripción...

- Personaje arquetípico. Sin complicaciones, deberías poder describirlo simplemente nombrando a un personaje de alguna película, libro o serie. Por supuesto, dejando claro que no tiene por qué interpretarlo igual. El objetivo de esto es no perderte en detalles, retrasando el inicio de la partida.

- Una sesión. Dos o tres horas a lo sumo, sabiendo que siempre puede alargarse la cosa. El objetivo principal debe poder cerrarse totalmente en ese tiempo. Recuerda que quizás no vuelva a jugar, por la razón que sea. Lo lógico es que al menos le hayas ofrecido una historia completa que pueda recordar.

- Continuable. Lo anterior no quita que dejes bastantes hilos abiertos (PNJs amistosos/enemigos, tramas paralelas o historias que han conocido pero en las que no han influido...), para que al terminar, te pregunte “Si, pero... ¿y que pasa entonces con [insert secondary mission]?”. Entonces pones sonrisa amable, ladeas ligeramente la cabeza, y respondes con voz suave y encantadora “bueno, eso tendréis que averiguarlo en otra sesión, ¿no?”. Que tal vez no vuelva a jugar no significa que no te comportes como un perfect@ bastard@, dejándole con la curiosidad insatisfecha.

- Trama inicial reconocible. Recuerda que nunca ha jugado al rol, así que muchos clichés como el de la taberna donde te contratan para vaya-usté-a-saber-qué no sólo no tienen porqué funcionar... es que es posible que te lo revienten en la cara saliéndote con cualquier acción que, para más coña, es mucho más razonable que pedir trabajo en una taberna. Intenta que el disparador de la partida sea evidente, para que la historia comience a rodar pronto.

- Historia NO lineal. Prepara una trama tipo “elige entre dos caminos”, para que, incluso aunque no te sorprenda durante la partida y se limite a “hacer lo esperable”, tenga un momento en el que vea que puede elegir hacia donde va la historia, que es otra cosa que hace únicos a los juegos de rol, la indefinición del final del juego. Intenta que, incluso aunque la elección sea tan maniquea como “hacer el bien ó hacer el mal”, le resulte una elección difícil equilibrando las recompensas de ambas vías. Asimismo, deja clara la diferencia entre el riesgo de elegir una opción, y la certeza de que “está mal”. Es posible que de base, piense que elegir la opción “mala” signifique perder; tu labor será mostrarle que, simplemente, cada opción desarrolla una historia distinta.

- Adaptable. Quienes nunca han jugado al rol ni tienen un marco de referencia al respecto, tampoco tienen ninguno de los vicios ni esquema preconcebido de la partida de los jugadores veteranos. Es prácticamente seguro que te va a sorprender, va a exponer ese enorme agujero de la trama del que no te habías percatado, e incluso va a dar con un camino que no se te había ocurrido. Encaja lo que te lance, no le digas que no puede hacerlo (como mucho, pídele que lance los dados y acepta su resultado). Hay que evitar las vacas sagradas; ningún elemento de la partida debería ser vital para que avance.

- Atrezzo, acertijos, y efectos. Si tienes los medios, y te sientes cómodo empleándolos en la partida (es decir, sabes que puedes meter estos efectos sin parar la partida), cualquier cosa que ayude a la suspensión de la incredulidad es bienvenida: el esfuerzo de imaginar lo que ocurre en todo momento es más notable las primeras veces que se juega. Es el punto menos prioritario, pero si que suele causar un buen primer impacto si lo gestionas correctamente. Eso sí, si no es el caso, ignóralos sin dudarlo.

- Ritmo, ritmo, ritmo. Conmigo puedes tomarte tus diez minutos consultando el manual para comprobar que la barrabasada que se me ha ocurrido tiene cabida en las reglas. Con alguien que quizás sólo ha jugado a la brisca, no deberías. Lo más probable sea que esté más intrigado por qué va a pasar después, que porque seas un maldito master cabrón. Principalmente porque aun no sabe que es un master cabrón ni un master mamá. Si hay que hacer pausa, que se aproveche para algo: que los personajes hablen entre sí haciéndose un resumen de la situación, un receso para comer/beber/fumar/ir al aseo... evita especialmente las discusiones sobre reglas (de ahí el incluir jugadores que vengan de apoyo), para el nuevo jugador son minutos de cháchara ininteligible acerca de cosas que no le importan un comino.



Con todas esas herramientas defiende la posición a cualquier costo.


Aunque parezcan muchos puntos, verás que casi todos se resumen en una palabra: tiempo. Poco tiempo para empezar, poco tiempo para aprender, máximo tiempo posible jugando, poco tiempo parado...

Los juegos de rol compiten hoy en día con miles de formas de ocio instantáneo y enlatado. Incluso ahora, con la posibilidad del juego online, uno puede jugar a un videojuego con otros jugadores humanos de manera instantánea, sin tener que quedar previamente, simplemente cuando a uno le apetece.

Las ideas de quedar para jugar, preparar una partida, tomar la partida con seriedad, son conceptos que han perdido mucha fuerza, y que si se plantean de inicio, pueden sonar a trabajo, no a ocio.

Es por eso que yo ataco directamente la cuestión de los tiempos para asegurarme de que juegue al menos una vez, y dejo que sea la propia experiencia de la partida la que muestre a la persona que una partida de rol exige un esfuerzo, un compromiso, y una voluntad de cooperación.

Una vez llegado a esto, incluso aunque no vaya a enrolarse, es prácticamente seguro que va a recordar la partida, y a valorar positivamente (¿cómo si no?) nuestra afición. Que, a fin de cuentas, suele ser el objetivo en la mayor parte de las ocasiones.



Y podrás retirarte, sabiendo que la misión ha sido cumplida con honor.



P.D.: Evidentemente, hay algo importantísimo que no he mencionado, por lo obvio.

Aperitivos salados, golosinas, refrescos, cervezas si tenéis la edad, y demás consumibles que atenten directamente y con alevosía contra vuestra salud. Cantidades ingentes. Al por mayor. Sin mesura.


Las tradiciones deben ser observadas. Ïa, Ïa, Cthulhu fthang.




P.D.2: Que a lo mejor no ha quedado claro cual es LA MEJOR PELÍCULA DEL 2014


______________________________________


Ábreme:



Ahora, ciérrame.

per-Alt

avatar
TOP
TOP
Cómo mola Fury.

Riki

avatar
Heroe forero
Heroe forero
Joder tío, como te lo curras xD


______________________________________
┌П┐(◣_◢)┌П┐ Peral antes molabas...
lol! lol! lol!
http://gameinfo.euw.leagueoflegends.com/es/game-info/

per-Alt

avatar
TOP
TOP
Me esta dando problemas tumblr por los gifs, a ver si lo puedo subir esta tarde.

Korsakoff

avatar
Cabronazo epico
Cabronazo epico
Cachendiez, con lo que me ha costao encontrarlos xD


______________________________________


Ábreme:



Ahora, ciérrame.

per-Alt

avatar
TOP
TOP
Pesan mucho y con la otra conexión que tengo no iba. Ya está publicado y ha quedado precioso con tanto tanque.

Korsakoff

avatar
Cabronazo epico
Cabronazo epico
Wiiiiiiiiiii


______________________________________


Ábreme:



Ahora, ciérrame.

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.