No estás conectado. Conéctate o registrate

¡Menuda mierda de master! : True story, bro.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

Korsakoff

avatar
Cabronazo epico
Cabronazo epico
1400 Zulú, Hogar provisional de Korsakoff. Tras un día sacado de un delirio del Flying Circus de Monthy Pithon (por tu salud mental, y por conservar lectores, ahorraré detalles), me enfrento a un kilogramo de boquerones fritos. Esta tarde he quedado para dirigir una partida a un tipo que conocí  el sábado (Rafa, majismo), y dos amigos suyos que nunca han jugado al rol. Tengo la trama (un rollo policíaco con vampiro de por medio, que es lo que les gustaba), tengo una ficha sencillita basada en FUDGE (Rafa tenía interés en ver la mecánica del sistema). Tengo la tecnología, tengo el dinero. Sólo debo dar cuenta de la gargantuesca fuente de pescadito frito, echarme una siestecita reponedora que me lleve a un estado de calma Zen, y concretar detalles.

1630 Zulú, Cubil Secreto de Korsakoff.
Abro un ojo.

1633 Zulú, Cubil Secreto de Korsakoff. Abro el otro ojo.

1637 Zulú, Cubil Secreto de Korsakoff.
Sigo paralizado. No se como coño lo hizo Uma Thurman en Kill Bill, pero yo soy incapaz de moverme. No pasa nada, la partida es a las 19:00. Tengo tiempo de sobra para despertar. Paciencia. Dejo que el cerebro se me solidifique.

1654 Zulú, Cubil Secreto de Korsakoff.
Muevo un pie.

1700 Zulú, Cubil Secreto de Korsakoff. Inexplicablemente, estoy sentado, con el portátil en el regazo. Windows se abre perezosamente, parece que mi cerebro reptiliano se ha encargado de poner a mi cuerpo en disposición de hacer los pequeños retoques a la ficha de cara a la partida.

1701 Zulú, Cubil Secreto de Korsakoff. Mi pierna vibra.

1701 y unos segundillos más Zulú, Cubil Secreto de Korsakoff. Ah, coño, que es el móvil. Lo cojo.

 - ¿Gñé?
 - Oye, Korsa... - Lucía, una de las roleiras de la asociación, su voz suena cargada de culpa – Que la partida era hoy.
 - ¿Locualo? - Pienso en las jornadas de puertas abiertas de este viernes y sábado, creyendo que me he dormido mucho más de la cuenta.
 - Aquella partida con Gordon y los otros...

Proceso las palabras. Habíamos dicho de quedar un día de estos para jugar y enseñarles algún juego indie en plan oneshot. Pero estos son otros. Lucía no es Rafa. No. Ella es otra, y ella habla de otro grupo, de otra partida que no es la de hoy.

 - ¿Que la partida es hoy? ¿Cuándo? ¿Dónde? ¿Con quienes?
 - … si, es que me olvidé de avisarte – la visualizo con la cabeza gacha, mirando hacia arriba y entrechocando los dedos índice rítmicamente -  a las 18:30, en donde siempre, con otros cuatro...

Un momento se pare el mundo por el amor de Cthulhu. Esta chiquilla me está diciendo que han quedado cinco personas para jugar al rol... y se les ha olvidado avisar al master. Con dos novatos. Para dentro de hora y media.

 - Pero si yo he quedado a las 19:00 para jugar con otros tres – digo totalmente empanado, más reflexionando para mi que otra cosa.
 - … no, claro, que no pasa nada si no puedes...
 - Sois cinco, mas tres son... esto... siete... siete jugadores así para improvisar algo ahora – Lo siento, que nadie me pida sumar recién levantado. - Joder, Windows se me ha colgado...
 - … no, en serio, que si te viene mal, y somos muchos, tú con tus planes, que no pasa nada, culpa mía...

Hey, hey. Quieta pará. Orgullo de master herido, ¿cómo que sois muchos y hay poco tiempo? El menda tiene una reputación. O algo así. Pero ojo, ojito. No seré yo quien deje a dos potenciales frikis sin su partida de iniciación. Espera, que son cuatro en total los novatos que nunca han jugado, si juntamos a los dos grupos. Imperdonable. No puedo fallar a Gygax. Crezco treinta centímetros, mi pelo se vuelve rubio y largo, oscilando con una brisa que surge de la nada. Con una mano, sostengo el móvil; con la otra, una espada bastarda. Contemplo las Montañas Del Fin Del Mundo con una mirada acerada, fría, distante. En algún lugar de Alemania, Blind Guardian compone una canción épica sobre mí.

 - Estaros a las 1800 Zulú en donde siempre – pa chulo mi pirulo, media hora antes de cuando habéis quedado – que padre inventa algo. Korsa provee, confiad en Korsa, Korsa es vuestro amigo.
 - Illo, pero que...
 - Hasta ahora.

Azúcar, necesito azúcar. Saco los lacasitos de emergencia, y empiezo a engullir. El subidón de azúcar pone en marcha las neuronas, ávidas de hidratos de carbono refinados. Reparo en los colores de los lacasitos, son exactamente los mismos que los CS de Paranoia, y tomo nota mental para usarlos de atrezzo en la próxima partida: son gluten-free, eso evita problemas con algunos jugadores. Buena señal, estoy pensando idioteces, ya estoy en marcha. Musito una rápida plegaria a Brad, y reinicio con Linux.

Noto el espíritu de Pitt, invadiéndome. Prioridades, establece prioridades. Necesito un juego sencillo, que me permita crear una partida de la nada en minutos. Tengo que ir a imprimir las fichas (¡No se puede ser tan cutre de darle fichas manuscritas a novatos! ¡Tienen que ver que hay MEDIOS y somos PRO!), y me huelo que con el día que llevo, voy a tardar más de media hora sólo en imprimir; más quince minutos para llegar al sitio, tengo apenas diez para saber que mierdas hago.

Primera opción automática: Paranoia. Nope, relájate. Paranoia es arriesgado con gente nueva, muchos chistes se disfrutan mucho más cuando ya has jugado a cualquier otra cosa. Las fichas pregeneradas que llevo siempre en la cartera se remueven inquietas: hoy tampoco probarán sangre.

Linux, solícito, carga como un rayo, presto a facilitarme las cosas, no como el engendro de Microsoft. Vistazo rápido a los últimos juegos que estaba mirando para llevar a las jornadas, por si tocaba improvisar algo sobre la marcha. Nunca se sabe cuando estas cosas quedan más desiertas que el cráneo de un ministro de cultura, o cuando se te petan de muchachada variopinta.

Hostia, Fashion FUDGE. El sistema es sencillísimo, es FUDGE, que era lo que quería ver Rafa, es de risa, y las partidas vienen casi preparadas: son duelos de supermodelos. Y tiene vampiros, que es otra cosa que había pedido uno de los novatísimos. Vampiros, modelos y FUDGE. No, espera, piensa. Novatos que nunca han jugado al rol, es su primera experiencia con esto. No puedo ponerlos a hacer duelos de miradas al grito de “Un, dos, tres, o sea, YA” en su primera partida, y esperar que repitan. Bastante suerte tendré con que en la algarabía de ocho jugadores se enteren de algo, como para ponerles de entrada algo así. Demasiado profesional. Joder, lo que acabo de decir del Fashion FUDGE. Como se entere el creador me pone un kiosko en la Gran Vía.

Que más cosas tenía para las jornadas... Wilderness of Mirrors. Brutal. Cinco atributos para todo, sencillito de entender. Temática de espías en la actualidad, 007 y Bourne, no hay que explicar nada raro ni hablar de los ancestros de Eldorín el Pichurrín para que sepan de que va el rollo. Encima no tengo que preparar la partida: les pongo un objetivo, definido con una sola frase, y son los jugadores los que en una hora deben detallar un plan por el medio del cual lo pretenden conseguir. Y luego la partida en si, ordenadita, cada jugador con sus escenas propias haciendo lo que le toque, sin molestas interrupciones ni llamadas de atención, todo el mundo con su cuota de cámara. Redondísimo y perfecto para una tarde de frikeo improvisado.

Ntchs. Pero es que ni siquiera conozco a los nuevos. Podrían ser del tipo que se corta mucho ante desconocidos, y esto va a ser la Jodida Mesa De Recién Encontrados. Pedirles que roleen por su cuenta lo que pase en una escena, así, sin lubricar, puede hundirme a alguno y que se convierta espontáneamente en un ficus. No puedo correr el riesgo ¡son cuatro nuevas almas frescas que atraer y atar a las tinieblas!

En pantalla reluce la ficha ultrarreducida de FUDGE que uso para flashbacks (me temo que volveré a dejar ese tema para otro día). Sé que ahí está el camino para que las criaturas no sufran los delirios de una CA, tiradas de salvación y cálculos estratégicos en frío. Pero es una ficha, no una partida. Necesito una partida.

La Comedia Infernal late con energía oscura en un rincón del escritorio. Decirles a los neófitos “hey, esto lo ha escrito Alex de la Iglesia, el rol mola” tiene un bonificador al carisma de +30, suficiente para compensar el penalizador “hola, que como somos retardeds hemos juntado dos partidas porque sí y ya si eso os conocéis primero por el nombre del PJ antes que por el vuestro propio”. Pero como no sepan quien carallos es Lovecraft ya empezamos con el cachondeíto de la ambientación. Aparte de que la cabrona de la partida es letal que te rilas. Bueno, eso, y que ni me la se, ni tengo tiempo de andar buscando fichas apropiadas y pregeneradas... ni ganas de explicarles a los pobres incautos una ficha de La llamada de Cthulhu.

Levanto la vista. Sobre la mesa, inocente, recatado, modesto, está mi Salvador. Un manual de batalla, que sabe bien para que sirve, y no pretende otra cosa. Es lo que es, y cumple a la perfección, aguanta lo que le tiren, pule, abrillanta y da esplendor. Haunted hause

> Es imposible que no conozcan alguna historia o película de casas encantadas, ambientación solucionada.
> Tiene un sistema para generar aleatoriamente las casas encantadas. Nunca lo he usado al 100% (siempre me ha podido intentar darle un poco de coherencia arquitectónica y terminaba añadiendo chuminaditas por mi lado), pero this is the Day. Lo que el azar diga, será la partida. Los autores prometen que una casa (es decir, una partida) se puede generar en media hora. Creo que no tengo tanto tiempo, pero me vale.
> Además, un tipo de bicho malvado que hay son los vampiros. Arreando, otro requisito que cumple.

La ficha... argh. El apartado de equipo viene cojonudo, equipo genérico ya preparado del que hay que seleccionar ocho elementos, nada de pensar, nada de tediosas listas. Magnífico.

Pero la ficha en si... hay que repartir puntos, ponerse habilidades... es deliciosamente simple, pero cuatro jugadores son totalmente novatos. Y hay una veterana que tarda de media una hora en decidir el color de ojos de su PJ. No puedo a tener a novatos haciendo una ficha y entendiéndola, tienen que estar jugando lo antes posible. Ya les llegará el momento de munchkinear.

Pillo mi ficha ultrarreducida de FUDGE, y musito una última plegaria a Brad, pidiendo iluminación, entereza, y un pelo divino de la muerte. Me voy a pasar el sistema por el forro, empleando esos cuatro tristes atributos e improvisando las tiradas como Niarlahothep me dé a entender. La ficha es básica a más no poder, aun tengo algo de tiempo para montar la partida, son casas encantadas, voy a meter un vampiro porque sí, la mitad de los jugadores nunca han jugado a rol, no se conocen entre ellos (ni a mi)... debería salir todo bien. Querían probar algo nuevo, pues ya ves si es nuevo. Directamente sacado de un mal sueño, oiga.

1724 Zulú, Imprenta aleatoria.
Dejo el USB en el mostrador, escupo un “elpedefedelaraiztrescopiasblancoynegrounacaraporfavómuchasgrasiasjefe”.

1759 Zulú, Imprenta aleatoria. Pago las copias. Si te digo yo que soy medio vidente.

1810 Zulú, Lugar de Juego. Bromas inocentes y miradas asesinas acerca del simpático incidente de no avisar al master antes de jugar. Adquisición de cafeína y azúcares, los voy a necesitar, sigo sin saber nada más que hay un vampiro en una casa encantada y ocho pejotas amorfos que quieren entrar dentro vaya usted a saber por qué.

1812 Zulú, Lugar de Juego.
Me tiro el farol del siglo, y le digo a Gordon que cronometre. Empiezo a tirar dados como un loco mientras consulto las tablas de Haunted Hause, garabateo un esquema salido directamente de mi colon, y me permito hacer algún comentario relacionado con la conversación que mantienen en la mesa. Korsa multitarea, igualito que a las 1635 Zulú.

1827 Zulú, Lugar de Juego. Dejo el lapiz, ya tengo partida, ahora también tiene zombis y un demonio. El del cronómetro lo flipa en colorines. Yo saco un crítico en “cara de póquer” con sinergia en “tarea rutinaria”. Esto no hay por dónde cogerlo, pero no hay que dejar que los jugadores huelan el miedo. Empleo la excusa #7 del master para sacar tiempo: vamos a echar un piti mientras llega el resto, y si eso os dejo a vosotros que decidáis porqué queréis entrar en la casa.

No es que no se me ocurra nada ahora mismo, claro. Es que por llegar primero, tenéis ese privilegio. Claro, es un premio. Seguro.  Joder, tanto mentir me va a llevar derecho al infierno.

1833 Zulú, Exterior del Lugar de Juego.
Deciden ser un grupo de okupas en busca de nuevo hogar. No tengo fuerzas ni ánimo de pretender montar una partida de yuyu medio seria, así que no sólo les dejo hacer, sino que les motivo, dejando que se pongan entre ellos los empleos de los que han echado a los pejotas. Quiero decir, cada uno se lo pone al de al lado. El primero fue abogado, el último, barrendero. Bien, conflicto dramático entre pejotas generado sin tener que comerme la cabeza con historiales cruzados.

1855 Zulú, Lugar de Juego. Entre gritos, anécdotas, chistes, comparaciones de ficha (y eso que son sólo cuatro jodidos atributos), finaliza el proceso de creación de pejotas. Empieza la partida, me encomiendo a Azathoth: a estas alturas es el único dios exterior con el que empatizo.

2100 Zulú, Lugar de Juego
. En el local de al lado, un coro de música sacra decide que el mejor momento para ensayar un miserere (u otro tipo de canción coral malrollera) es justamente cuando estoy describiendo cómo es convocado el demonio que hay en la casa encantada. Mis jugadores se ríen por no hacérselo encima. Yo dudo entre reir, llorar, cagarme encima, buscar la cámara oculta o girar la cabeza 360 grados mientras maldigo en arameo con voz gutural. Me decido por un leve tic en el párpado izquierdo, y sigo con la descripción, intentado ajustar mi ritmo al lastimero coro de voces, pero fracaso: son ellos los que se amoldan a lo que voy narrando.

2130 Zulú, Lugar de Juego. La partida termina justa y exactamente a la hora límite. Se están riendo y dicen que se lo han pasado bien. Que quieren repetir. Los veteranos no tardamos ni un segundo en recordarles que el viernes y sábado hay jornada de puertas abiertas. Vamos a tomar unas cañas para comentar la partida, como es tradición. Los nuevos jugadores preguntan los cómos y porqués, recuerdan los momentos épicos de la partida, y en general, realizan todos los tópicos del estereotipo roleiro tras una partida. El del cronómetro me pregunta que cómo es que me gusta más dirigir que jugar. Le digo cualquier cosa medio coherente y modesta, mientras me pregunto cómo sigo sacando las tiradas de faroleo; me habré pasado petando los rangos de charlatanería de mi ficha o algo. Los PX de hoy me los meteré en concentración o en alguna dote del tipo “Impertubable de la muerte, oye”.

2300 Zulú, Cubil Secreto de Korsakoff. Pongo la discografía completa del Reno Renardo en el reproductor. Tengo que escribir esta puta locura de día y publicarlo.



Última edición por Korsakoff el 4/10/2014, 10:09 am, editado 2 veces


______________________________________


Ábreme:



Ahora, ciérrame.

Korsakoff

avatar
Cabronazo epico
Cabronazo epico
Hoy no da pié a imágenes. Es mejor tragárselo tal cual, para sentir el dolor tal cual vino.


______________________________________


Ábreme:



Ahora, ciérrame.

per-Alt

avatar
TOP
TOP
Luego lo leo. Ya estaba pensando en que poner esta semana... Solucionado XD

El viernes que viene voy a hacer uno de como meter a Yisus en un partida de Cthulu.

per-Alt

avatar
TOP
TOP
TOP DE TOPS  :____)

Me he reído mil leyéndolo e imaginándote.

Momentos cumbres:

Las fichas pregeneradas que llevo siempre en la cartera se remueven inquietas: hoy tampoco probarán sangre.

Cuantos clones muertos habrán visto esas fichas.


Me voy a pasar el sistema por el forro, empleando esos cuatro tristes atributos e improvisando las tiradas como Niarlahothep me dé a entender.

Muy muy tuyo esto.


Dejo el lapiz, ya tengo partida, ahora también tiene zombis y un demonio.

¿Quien dijo miedo?



En el local de al lado, un coro de música sacra decide que el mejor momento para ensayar un miserere (u otro tipo de canción coral malrollera) es justamente cuando estoy describiendo cómo es convocado el demonio que hay en la casa encantada.

Esto ya es INMENSO. Me ha recordado a Red State de Kevin Smith.

Korsakoff

avatar
Cabronazo epico
Cabronazo epico
Lo del coro yo ya casi lo bloquee con tanto WTF; a un pelo estuve de no meterlo porque ni lo recordaba dos horas despues de vivirlo.

Porque la partida, tela. Pero tela, telita. A ver si se animan ellos a hacer el resumen, que tambien da para risas.


______________________________________


Ábreme:



Ahora, ciérrame.

per-Alt

avatar
TOP
TOP
Ya hay sección en la web para ¡Menuda mierda de máster!

Korsakoff

avatar
Cabronazo epico
Cabronazo epico
Gorgeus!


______________________________________


Ábreme:



Ahora, ciérrame.

Krysthy

avatar
Cabronazo epico
Cabronazo epico
Jajajajajajajajaja es q te imagino en todo el proceso  affraid 

Ahora, si esta gente lee esto se te cae to la mascara nene, seguramente creen q sabes lo q haces  Laughing

Eres el 1 mari, y me encanta q escribas estas cosas  bounce  bounce  bounce 

Reparo en los colores de los lacasitos, son exactamente los mismos que los CS de Paranoia, y tomo nota mental para usarlos de atrezzo en la próxima partida: son gluten-free, eso evita problemas con algunos jugadores. Buena señal, estoy pensando idioteces, ya estoy en marcha.  

Idioteces útiles!

Korsakoff

avatar
Cabronazo epico
Cabronazo epico
Lo han leido y aun así quieren hacerme diablerie para absorver mis poderes de master de octava generación.


______________________________________


Ábreme:



Ahora, ciérrame.

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.